domingo, 16 de mayo de 2010

Erik Satie: "Gnossienne nº1"



ERIK SATIE: (Calvados 1866-París 1925)

¿En qué pensaba Erik Satie cuando sintió la inspiración para escribir esta hermosa pieza musical?

Algunos sostienen que tituló a este conjunto de piezas musicales con el nombre de “gnossienne” pensado en el palacio de Knossos de Creta, otros creen que pueda venir de “gnosticismo”… Nadie podrá saber con seguridad por qué nombró así estos trabajos pianísticos, pero el hecho es que no es primordial el origen de su nombre porque cuando escuchamos estas hermosísimas piezas musicales nuestra imaginación puede volar ahí donde nosotros queramos, cualquiera que sea el lugar que nosotros hayamos elegido será aceptable.


Música misteriosa, dulce, tierna, sosegada, con brisas orientales –de ahí que piensen los musicólogos que pueda estar inspirada en Knossos- que sugiere imágenes agradables, quizás melancólicas en algunos momentos pero nos hace sentir agradables sensaciones.


Satie innova a la hora de componer y nos deja unas obras donde no hay encorsetamientos técnicos; no marca compás ninguno y por ello tampoco hay líneas divisorias. Es una escritura que invita a un discurso musical sin barreras, apenas unas leves indicaciones expresivas, que tampoco son las convencionales, para que fluya con la misma mansedumbre con que las aguas tranquilas van pasando sin dañar, llenando de agua viva su cauce y dejando un agradable bienestar.

“Les gnossiennes” son una colección de 6 piezas musicales escritas para piano y ese carácter casi místico que deja a su paso se debe a su escritura modal, es decir, están escritas dentro del patrón de los antiguos Modos Griegos. Estas escalas provocan intervalos no usuales que son esos giros extraños al oído y que son los que dan el carácter “oriental”


Erik Satie, un músico discutido en sus primeros tiempos, un poco tenido como compositor “menor”, tachado poco menos que de diletante, es un músico con una muy buena inspiración y un innovador muy propio del momento en que vive en su Francia natal, en un París creativo donde grandes compositores y artistas también experimentan otras formas, otros caminos para la construcción musical y artística. Maurice Ravel, Darius Milhaud, Jean Cocteau, Pablo Picasso…entre muchos otros, son personajes que se mueven en su mismo plano y con los que tuvo relación de trabajo.

El video lo he montado en base al Palacio de Knossos de la isla de Creta porque me ha parecido un marco apropiado ya que se especula con que hubiera sido parte de su inspiración.


Mi sugerencia es que, una vez visto y oído el video, escuchéis esta música sin mirar imágenes, sólo la música para poder observar vuestras propias imágenes que esta composición os provoque y para que observéis esos giros “extraños” de corte oriental que adornan la obra así como la expresividad de la ejecución de esta obra pianística teniendo en cuenta que el intérprete tan sólo se guía por una breves indicaciones .

Interesante historia encierra este palacio. Para los interesados os dejo este enlace donde cuenta la historia y leyendas sobre este lugar.

http://www.dearqueología.com/knosos1.htm




Safe Creative #1104249051386

1 comentario:

FugaZ dijo...

Tomé nota de su sugerencia, amiga mía, inicié ese vuelo de cometas que no sé por qué se dibujó en mi mente, ese vaivén dulce y suave de las mismas sobre el viento al mismo tiempo que las olas llegan suaves hasta la orilla... Así fue la imagen que me hizo disfrutar tu selección hermosa.

Como siempre felicitarte por tus trabajos amiga. Es todo un placer llegar hasta aquí y perderse en todo aquello que nos cuentas de esta forma maravillosa.

Besitos!